Etiquetas

, ,

Esto que encontrarán a continuación no es más que un mero asunto particular (por lo que son muy dueños de dejar de leerlo ahora mismo si así lo desean, y harán muy bien): el desahogo (o similar) que acabo de soltar en el Servicio de Atención al Cliente de RENFE Cercanías tras la gota que ha colmado el vaso (esta misma tarde, de camino a casa), que se suma a otras tantas gotas durante todas las tardes de estas últimas semanas, durante todos los viernes desde hace meses, durante todas las mañanas desde hace años… Gracias por su paciencia y su atención.

¿Son conscientes de que los tiempos de espera en sus trenes con destino a Alcalá de Henares/Guadalajara se han incrementado exponencialmente, con “agujeros negros” de hasta 30/45 minutos a partir de las 19:00 durante toda esta semana (en mi caso en Nuevos Ministerios, también evidentemente en cualquier otra estación), así como cada viernes a partir de las 15:00?

¿No les parecía suficiente con ese otro “agujero negro” que generan cada mañana en hora punta en sentido contrario (trenes cada 5 ó 6 minutos a su paso por Entrevías… pero como se te escape el de Cercedilla te tocará esperar un cuarto de hora, que luego acabará durando más de 20 minutos ante la imposibilidad física de introducirte en el vagón), que han tenido que generar también otro por la tarde, no vaya a ser que nos malacostumbremos a ser tratados como personas?

¿Se trata acaso de un experimento científico, a ver cuánto somos capaces de aguantar sin morirnos, o sin rebelarnos?

¿Saben que hay leyes que exigen para el transporte de ganado unas condiciones mucho más favorables (o mucho menos desfavorables) que las que “disfrutamos” nosotros?

¿Andan ustedes refocilándose en sus despachos, presentando sus informes a la superioridad, fíjate, hemos reducido el servicio a la cuarta parte y seguimos transportando el mismo número de viajeros, imagínate el pastón que le estamos ahorrando a la empresa?

¿Y qué han hecho con todos esos trenes que ahora ya no tenemos? ¿Se los han llevado a otras comunidades autónomas con las que conviene que haya buen rollo, no se vayan a enfadar? ¿O se los han llevado a otras zonas de Madrid cuyos presuntos usuarios les son más fieles ideológicamente, ya que votan como dios manda y no a tontas y a locas como votamos nosotros?

¿Tienen idea de que somos algo más que un mero número? ¿Saben que en esos vagones viajamos seres humanos, personas que acaso necesiten llegar a tiempo al trabajo para no perderlo, llegar a tiempo a su examen para no suspenderlo, llegar a casa a su hora para desmoronarse tras una dura jornada laboral? ¿Personas (que les pareceremos) de tercera porque no usamos el coche sino el tren, porque no transitamos la superficie sino el subsuelo, pero aún así personas al fin y al cabo?

Y finalmente: ¿para qué me molesto en hacer tantas preguntas, cuando sé que en el mejor de los casos (es decir, en el dudoso supuesto de que se dignen contestarme) sólo voy a encontrar palabras vacías como respuesta?

Anuncios